lunes, 26 de abril de 2010

Epidemiología de ECV en Chile

De las 6000 enfermedades genéticas estimadas con un posible diagnóstico por la medicina predictiva, solo 1000 tienen sus genes localizados. Hay test disponibles para unas 800, aunque sólo se dispone de tratamiento para un puñado de ellas.

En Chile, desde el 2002 existe el Programa Salud Cardiovascular (PSCV), que da un nuevo enfoque para abordar las ECV, permitiendo que las decisiones terapéuticas se basen en la probabilidad de que un individuo tenga un evento cardiovascular en el futuro (infarto agudo al miocardio o ataque cerebral). Este enfoque reemplaza las decisiones terapéuticas basadas en la presencia y cuantía de factores de riesgo aislados (hipertensión, diabetes, dislipidemias) y se reconoce que las ECV son prevenibles y que los principales factores de riesgo son el consumo de tabaco, la hipertensión arterial, diabetes, colesterol elevado y sedentarismo. Debido a esto el MINSAL promueve el “Examen de Medicina Preventiva”, que incluye la detección de los principales factores de riesgo y en el caso de las personas adultas, se les controla a través del cálculo del índice de masa corporal, presión arterial, glicemia y colesterol. Además, desde el año 2005 está cubierto por el GES el Infarto Agudo al Miocardio, desde 2006 el Ataque Cerebral y desde 2007 el Aneurisma Cerebral [MINSAL].

domingo, 25 de abril de 2010

Enfermedades Cardiovasculares (ECV)

Según la OMS, las ECV causan 17,5 millones de muertes en el mundo cada año y son la principal causa de muerte en todo el mundo. En Chile, la tasa de mortalidad por ECV es similar que en el mundo y representa la tercera causa de invalidez. Las causas de ECV incluyen factores de riesgo modificables (dieta, consumo de sal, actividad física y consumo de tabaco) y no-modificables (edad, género y los genes).

La identificación de los genes responsables de riesgo a enfermedades ha sido un proceso lento y difícil, en la última década se ha acelerado gracias a los avances en biología molecular que han permitido detectar de manera simple polimorfismos del tipo SNP (del inglés Single Nucleotide Polymorphism).

La aterosclerosis es el ejemplo más clásico de enfermedad poligénica y se han descrito un gran número de polimorfismos que pueden estar implicados en su patogenia. Los polimorfismos que relacionados a la generación de esta enfermedad son:
  • ApoE E4, presenta mayor riesgo al producir un alza en los niveles circulantes de LDL en la sangre, incrementando la probabilidad de formar una placa de ateroma.
  • MTHFR T/T, codifica una enzima defectuosa, presente en las células de la pared vascular que participa en el ciclo de los folatos, generando un aumento en la producción del metabolito homocisteína que al acumularse genera oxidación del LDL y daño epitelial, provocando la inflamación del epitelio y formación de la placa ateromatosa.
  • PAI-1 (4G/4G) aumenta los niveles de PAI-1 (50%) incrementando la probabilidad de trombos.
  • ECA (D/D) se produce un aumento de los niveles circulantes, seguido del aumento de Angiotensina II, modificando el balance fibrinolítico, debido a que induce un rápido aumento de la dosis dependiente de los niveles plasmáticos del PAI-1, al aumentar la expresión de su gen se reduce la degradación de fibrina. Por lo tanto, una activación del sistema renina-angiotensina promueve un estado protrombótico que tiene su máxima relevancia cuando se rompe la placa de ateroma, favoreciendo las complicaciones clínicas de dicho proceso.
  • Factor V Leyden y Factor II (G20210A) relacionan la presencia de trombofilias.
Además, estos polimorfismos pueden predecir riesgo a otras enfermedades como diabetes en el caso de PAI-1 (4G/4G) y ECA (D/D) y Alzheimer en caso de ApoE (E4/E4).

sábado, 24 de abril de 2010

Fto gen blanco para la Obesidad en el Hombre

La obesidad es una condición médica multifactorial en la cual producto de un desbalance energético, debido a un aumento de ingesta de alimentos ricos en carbohidratos y lípidos, el sedentarismos, la predisposición genética, etc., la grasa se acumula extendiéndose hasta incrementar el índice de masa corporal (IMC) y aumentar la probabilidad de padecer de diabetes, enfermedades cardiovasculares, etc. Según la OMS una persona adulta tiene un peso normal cuando su IMC está dentro de 18,5 a 25 Kg/m2, sobre peso IMC está entre 25 y 30 Kg/m2 y se está obeso cuando su IMC es mayor a 30 Kg/m2.

En la última década los investigadores han encontrado una variante del gen Fto (rs9939609) que está relacionada con el incremento del IMC en humanos por un incremento de la grasa acumulada. Estudios bioinformaticos y LC-MS han encontrado que este gen codifica para una proteína 2-oxoglutarato que desmetila principalmente a nucletidos de timina y utiliza como co-sustrato a 2-oxoglutarato y como cofactor Fe(II) [Frayling et al., SCIENCE, 2007, 316:889; Gerken et al., SCIENCE, 2007, 318:1469].